Decálogo

Sánchez del Rosal Abogados se rige de conformidad con unos principios y valores que informarán toda nuestra actuación, y que se resumen en el siguiente decálogo:

1º. Nuestro principio más básico e innegociable, que constituye el corolario de todos los demás, es el de la honestidad. En este despacho siempre seremos honestos con usted, optaremos por la alternativa que le resulte más beneficiosa en cada momento y actuaremos teniendo como criterio primordial defender el interés de nuestro cliente de la mejor manera posible.

2º. Derivado de lo anterior, le garantizamos que siempre seremos sinceros con usted y le diremos las cosas como son, sin esconder nada. Nunca le prometeremos algo que no podamos cumplir, y jamás le animaremos a entablar un pleito en el que tenga escasas probabilidades de éxito, aunque ello vaya en detrimento de nuestras ganancias económicas.

decalogo

3º. También relacionado con los dos puntos anteriores, observaremos siempre la mayor transparencia en nuestras relaciones con usted. Le informaremos puntualmente de todas las resoluciones que le afecten, y siempre que lo desee podrá usted conocer el estado del asunto que le concierne.

4º. Queremos que este despacho sea accesible para usted. Procuraremos atenderle al instante siempre que lo necesite, ya sea de forma presencial, mediante el teléfono o utilizando nuestros medios informáticos; y si en algún momento no pudiéramos contactar con usted por el motivo que sea (somos humanos), intentaremos devolverle la llamada a la mayor brevedad posible.

5º. Somos un despacho joven, dinámico y que apuesta firmemente por las nuevas tecnologías. Creemos en el gran valor añadido que pueden aportar las nuevas tecnologías en el campo de la abogacía, y por eso no le miraremos con extrañeza si nos solicita mantener una videoconferencia, si nos propone trabajar sobre un documento alojado en la nube o si nos envía un archivo en formato OpenOffice.

6º. En Sánchez del Rosal Abogados ofrecemos servicios jurídicos de alta calidad, no nos dedicamos al sector inmobiliario ni al de la comercialización de muebles de diseño, y tampoco nos interesa el mundo del “postureo”. Quizás no le recibamos en una oficina suntuosa y sentados detrás de una mesa de madera de caoba maciza, pero tenga por seguro que si confía en nosotros, le atenderá un profesional bien cualificado, motivado y dispuesto a defender sus intereses con el máximo rigor.

7º. A la hora de aceptar asuntos somos un despacho selectivo y no asumimos cualquier clase de encargos de forma indiscriminada. Si su problema jurídico excede de nuestro ámbito de especialización, se lo diremos con franqueza e incluso le recomendaremos otro despacho especializado en esa cuestión si nos resulta posible, ya que a largo plazo nos resulta más rentable que nuestros clientes reciban un trato inmejorable y a su plena satisfacción.

8º. Posiblemente alguien nos tache de ingenuos, pero este es un despacho legal, lo cual significa que no prestaremos nuestra colaboración para cometer hechos delictivos. Lo lamentamos, pero si desea usted constituir un entramado societario offshore para ocultar el dinero obtenido mediante el tráfico de drogas o la corrupción, tendrá que buscarse otra persona que le asesore.

9º. Por descontado, le aseguramos que mantendremos una estricta reserva y confidencialidad en el tratamiento de los asuntos que le afecten. Nos tomamos muy en serio el deber de secreto profesional, y con la información que nos facilite observaremos un total sigilo.

10º. Ya lo expusimos en el primer punto del decálogo, pero para evitar posibles dudas insistiremos en ello: en Sánchez del Rosal Abogados prometemos tratar sus asuntos con la máxima honestidad y siguiendo unos elevados estándares de ética profesional.

Precios ajustados a la realidad.

Facilidades de pago.

Primera Consulta a descontar del expediente.